Katiuska King

Bonos 2020
Palacio de Carondelet enrejado

El 23 de marzo el Ministerio de Economía pagó 324 millones de dólares que es el capital de los bonos 2020. Los medios han facilitado la tarea del Gobierno para que no exista una mínima discusión interna, salvo un comunicado de rechazo de los representantes de todas las bancadas de la Asamblea.

Lo que se ha hecho no es un pago financiero más. Se lo hace en el mismo momento que los tiempos y las prioridades deberían urgentemente cambiar. No estamos ante una simple crisis, hay ecuatorianos que están muriendo y van a morir porque en nombre de satisfacer en primer lugar a los tenedores de bonos, no se ha asignado recursos presupuestarios para la emergencia en la salud pública. Ante el gigantesco colapso económico y social en marcha, millones de ecuatorianos podrían ir hacia una situación de desesperación, total marginación e inanición por no poder cubrir las necesidades mínimas de alimentación.

Si acaso Moreno y Sonnenholzner pensaran en la gente y reconocieran elementalmente que el país se encuentra ante una histórica emergencia productiva social, tendrían que haber declarado sin más que Ecuador se encuentra ante un “estado de necesidad[1] por un peligro grave e inminente.

Dado que han elegido pagar la deuda pese a la emergencia nacional y social, deberían dar la cara y explicar lo que han venido haciendo como manejo económico y por qué pagaron la deuda.

Dicen que han pagado para así obtener líneas adicionales por 2.000 millones de dólares, lo que no dicen es que ellos mismos son los que provocaron el mecanismo de extorsión de la deuda externa contra el país. Desde octubre del 2017 han venido realizando operaciones de repo con Goldman Sachs y Credit Suisse para otorgar garantías adicionales a las emisiones de bonos 2022, 2023 y 2029. Estos últimos bonos emitidos en enero 2019 al 10,75% a puertas de firmar un acuerdo con el FMI que supuestamente iba a reducir el riesgo país.

Estos repos totalizaban a febrero 2020, 3.016 millones de dólares[2] que por ahora aparecen como pasivos contingentes y no como deuda, podrían representar nueva deuda porque emitieron papeles como garantía adicional para los bonos y no han transparentado tales operaciones. También se haría efectiva la garantía de las reservas del oro del Swap con Goldman Sachs contraído en octubre 2017, similar al del 2014 que finalizó en febrero 2017.

Es decir ellos mismos condicionaron el pago del capital de los bonos 2020, por las cláusulas denominadas cross default y acceleration, que harían efectivas las garantías de los repos y el oro, incrementando automáticamente la deuda externa en al menos en 3,5 puntos porcentuales del PIB. Cabe indicar que estas garantían funcionan como una condición extorsiva para mantener el precio de los bonos, si baja el precio de los bonos aumentan las garantías exigidas, es decir, requieren poner más colateral en bonos o en oro.

Lo que se oculta es que no es que Ecuador no quiere pagar, NO PUEDE porque estamos en un contexto de pandemia (guerra en el sentido de Keynes) y la vida de las personas es la prioridad. Porque aunque suene trivial los muertos ya no pueden pagar sus deudas.

Con un poco de decencia el Ecuador podía pedir un diferimiento de sus obligaciones, algo que a todas luces, es factible en el escenario actual pero Ecuador vive un vacío de poder con funcionarios que no responden a los intereses del país.

En la cadena nacional del 23 de marzo a las 19h, el secretario de la Presidencia Juan Sebastián Roldán dijo que el ministro Martínez está conversando con los tenedores de Bonos[3]. Lo mínimo que deberían hacer los entes de control es preguntar quiénes son esos tenedores: ¿ecuatorianos, bancos o economistas que presionan por las condiciones del acuerdo con el FMI que no tiene ni pies ni cabeza? ¿Algo que ocultar?

Con algo de dignidad, Ecuador debería haber hecho un llamamiento a sus acreedores para modificar los términos de los Bonos. Sí, se requiere el 75% para ello (collective clause) pero no estamos ocultando nada que no sea de dominio público o ¿acaso hay ecuatorianos que han comprado esos bonos especulativamente y han presionado para priorizar su pago y obtener enormes rápidas ganancias a costa de las necesidades urgentes y prioritarias del país?


[1] En el derecho internacional el “estado de necesidad” es “el único modo para el Estado de salvaguardar un interés esencial contra un peligro grave a inminente” (Resolución 56/83 de la Asamblea General de las Naciones Unidas del año 1949). Ver en  http://www.revistaderechopublico.com.uy/revistas/47/archivos/DiazInverso47.pdf

[2] Fuente: https://www.finanzas.gob.ec/wp-content/plugins/download-monitor/download.php?id=9633

[3] https://www.youtube.com/watch?v=fFiUgYWAIV4