¿Quién o qué asume la responsabilidad?

Katiuska King

Gigante-de-piedra-Dibujo-Sin-CopyrightHace pocos días me encontré en casa de un familiar quién cuidaba a su nieto.  El niño se cayó y el adulto hecho la culpa al objeto con el que se golpeó, y vinó la expresión “objeto malo, objeto feo” o algún adjetivo por el estilo. Esto al parecer se realiza con el fin de que el niño deje de llorar y sienta una suerte de “solidaridad” por su dolor. ¿Les llama la atención? ¿Les resulta curioso?

Para mí era común hasta que hace algunos años, en pleno invierno europeo, una familia salía a pasear con sus niños pequeños. El más pequeño era un bebé y estaba en su carrito y el otro más grande jugando en el parque se cayó. Mientras lloraba su madre se acercó y le dijo al niño caído, la próxima vez ten más cuidado y mira por donde caminas. Las dos cosas me llamaron tanto la atención por lo diferente en el proceder respecto a lo que estaba acostumbrada. En algunos hogares de por acá a los bebés pequeños casi no se los saca para que no les “dé el frió”, en cambio allá el bebé tiene que aclimatarse a las bajas temperaturas desde muy pequeño. Y respecto a la caída como suena lógico el niño tenía que aprender del “error” para no volverse a caer.

Esta experiencia fue valiosa como útil, recordé la importancia de afrontar las situaciones difíciles, no rehuirlas  y de aprender del error para no golpearse dos veces con la misma piedra. Estamos todo el tiempo expuestos a experiencias que si las observamos con cuidado podremos sacar  lecciones de vida. Claro muchas veces es más fácil buscar un responsable ajeno.

Los niños y las personas podemos estar más atentos de lo que nos sucede, dejar de buscar culpables afuera, responsabilizarnos por nuestros actos para poder avanzar y no volver a caernos o por lo menos no en el mismo lugar y de la misma forma.

Coincidentalmente en esos días miré una charla de Ted (Schulz, 2011) sobre la importancia de reconocer que nos hemos equivocado para salir de la zona de confort al pensar que estamos en lo correcto. Solo saliendo de ese pequeño y aterrador espacio de razón, se puede asumir una posición más humana y flexible.

Esto se aplica a una multitud de temas pero por ahora me quedo por ahí.

 

Fuentes

Schulz, Kathryn, On being wrong, TED talk consultado en http://www.ted.com/talks/kathryn_schulz_on_being_wrong