Perspectivas económicas para el año 2014

Katiuska King

El 2014 es un año de desaceleración económica (proceso que inició en el primer trimestre 2012); Ecuador se encuentra aun en la parte baja del ciclo.

Este año se caracteriza por dificultades fiscales: en la proforma 2014 los gastos permanentes crecen más que los ingresos permanentes (crecimientos en relación al año anterior).

Si bien, la recaudación tributaria ha aumentado, alcanzando al cierre del 2013 un monto de 12,513 millones de dólares,  se encuentra lejos de la meta prevista en el Plan Nacional del Buen Vivir del 15% del PIB. Esto se debe en buena parte,  a las reformas tributarias contenidas en el Código de la Producción que redujeron ciertos impuestos y por la reciente aprobación de la devolución del impuesto a la salida de divisas (ISD).

Las necesidades de financiamiento son crecientes, existen vencimientos de deuda que se acercan en el 2015. La proforma establece un precio del petróleo más alto que en el 2013 lo cual aumenta el riesgo de vulnerabilidad fiscal.

Asimismo las medidas de control de importaciones impactarán la recaudación arancelaria, elemento no contemplado en la proforma. A esto se suma el hecho de que en caso de que no se generen rápidamente  alternativas de incremento de la oferta nacional, la escasez de la misma puede incidir en los  precios internos. En el 2013, la desaceleración contribuyo a la relativa estabilidad de precios.

El sector externo cerró el 2013 con un déficit de 1084 millones de dólares pese a que el precio del petróleo se mantuvo  elevado – en promedio en 95.6 dólares por barril en el año. En esto influye negativamente el mantenimiento de la refinería de Esmeraldas, que obliga a importar derivados, pero que aumenta la exportación de lo que no se envía para cargas a la refinería. Los precios internacionales de las materias primas (sin petróleo) tienen una tendencia decreciente. Los países de la región experimentan una depreciación de sus tipos de cambio nominal, lo que podría influir negativamente en nuestras exportaciones.

El sistema financiero padece una ralentización del crecimiento de los depósitos y del crédito.

Finalmente, en este año se prevén dos reformas importantes.

La primera es la postergada reforma a la seguridad social que tiene que definir el sistema único de salud y si el Estado se sigue haciendo cargo del sistema de pensiones o asume el sistema de salud en su remplazo.

La segunda, es el Código Financiero y Monetario, cuya versión final se desconoce. Se desconoce  el efecto que podría tener en el crédito y si se van a incluir mecanismos alternativos de creación monetaria.