El mito del #ATPDEA (que igual no se iba a renovar) sirvió para chantajes y romerías por Washington por tan poco. ¡Bien por la renuncia unilateral!
El #ATPDEA se convirtió durante años en “predictor” del éxito o fracaso de exportaciones. Era lo que importaba y lo único que se discutía para el sector externo.
El #ATPDEA tenía mas de místico que de real. ¡Confundió y no permitió clarificar que la promoción de exportaciones necesita más que reducciones arancelarias!