Atasco

Algo está pasando y estoy indignada…

Katiuska King

Es fácil vivir con los ojos cerrados, interpretando mal todo lo que se ve (John Lennon)

Las personas que aprendieron a pensar en términos de lo que está mal en los otros, en vez de pensar en lo que pasa en ellos, tienen más posibilidades de generar violencia a su alrededor (Andrew Shmookler)

 

Es más fácil encontrar lo malo en la otra persona y mientras más simple la justificación mejor, al parecer somos incapaces de ver que la realidad es un poco más compleja. Circula en las redes sociales un spot para evitar el consumo de alcohol (donde aparece una joven en minifalda) que se junta con las declaraciones de los sospechosos de la muerte de Karina del Pozo, a quién no conocí.

Sugerir que es responsabilidad de las mujeres así sea «indirecta» o inducida por las vestimentas, por haber bebido o por su comportamiento, que una joven puede ser violada y asesinada es una clara muestra de que algo está pasando. Las mujeres no somos objetos provocadores!

Pareciera que esta forma simplista y aberrante de ver las cosas tiene que ver con la sociedad de consumo individualista y egoísta en la que vivimos. Insisto, hay más disposición a hablar de la otra persona, a juzgarla y poco a hablar de lo que sentimos nosotros.

Sino nos replanteamos y no repensamos lo que está pasando, estamos abocados a vivir en una sociedad cada vez más violenta, a no opinar o repetir las verdades que nos “dicen” (los medios o los otros), a criticar y descalificar cuando el otro piensa diferente, a cosas como el bullying en la escuela, a dejar de hablarnos entre nosotros, a vivir remordidos y buscar alguna forma de desquite. En el desquite pierde el que no perdona porque cree que tiene la razón.

Pareciera ser que a cada uno le resulta muy difícil vivir su propia vida (tal vez porque no la tiene o no le gusta), valores como hermandad, amistad, solidaridad son pisoteados por el orgullo, la vanidad, el ego y la soberbia. Todos quieren salirse con la suya y quedar bien con alguien más, aún cuando para ello se requiera lastimar o pisotear a los de a lado, a los amigos o a quién sea.

Hablar y juzgar a l@s otr@s es una forma preocupante de instaurar y agudizar la violencia como algo cotidiano y normal.

Esperemos que el spot haya sido SOLO una mala idea de alguien despistado y que no implique como dice una amiga “una política que culpabiliza a las víctimas, esconde a los responsables y protege a las autoridades que debieron actuar a tiempo”.