Sobreendeudamiento y tarjetas a microempresarios

Respuesta a editorial de José Samaniego aparecido en el diario Hoy el 6 de junio del 2012

Referencia: Editorial de José Samaniego del 6 de junio 2012 (más abajo)

Por respeto al lector quiero aclarar algunas confusiones conceptuales contenidas en el mencionado editorial.

En primer lugar, el columnista expresa una clara confusión entre políticas preventivas y políticas anti cíclicas. En el caso del sobreendeudamiento, el hecho de que 4 de cada 10 familias tengan que pagar por créditos más allá del ingreso disponible (tal como lo demuestra el estudio de la Superintendencia de Bancos que tomó 17 meses), llama a la aplicación de políticas preventivas y aunque la corta visión de ciertos banqueros no les permita ver esto, es una responsabilidad del ente de control actuar oportunamente a favor de los ciudadanos.

Respecto a las otras confusiones del columnista, los hechos hablan por sí solos:

  • A abril 2012 la morosidad promedio para el segmento consumo fue de 4.88% pero para plazos de 31 a 90 fue de casi el doble (9.12%). Este incremento temporal en la morosidad  beneficia a los bancos. Y digo temporal porque a plazos de más de 360 días la morosidad se vuelve reducir a 4.25%.
  • Recordemos que cuando una persona cae en mora se le cobran tasas por mora y comisiones por la gestión de cobro. Cuando una persona realiza pagos mínimos en una tarjeta de crédito, es el emisor de la tarjeta de crédito el que se beneficia.
  • Determinadas instituciones financieras prefieran dar tarjetas de crédito a microempresarios en vez de colocar microcrédito lucrando de la tasa de interés del segmento. Al ser la tarjeta de crédito de consumo una operación de bajo costo para el banco, resulta más eficiente en términos de margen financiero,  aprobar una tarjeta de crédito y negar un microcrédito.
  • El crédito de consumo, se debería entregar bajo los supuestos de que el usuario tiene ingresos permanentes, con una relativa educación financiera, y además, dispone de acceso regular a fuentes de financiamiento.

No coincido con la política de eliminar el costo de las tarjetas, pero tampoco es cierto que los individuos por cuenta propia hayan ido a buscar más de cinco tarjetas de crédito, este es un crédito fácil de colocar para las instituciones financieras, que no requiere tantos requisitos y tiene un margen mayor.

Por último, tras mis comentarios y planteamientos siempre están criterios con fundamento que expresan mi preocupación por los problemas que vive la población ecuatoriana.

Cordialmente,

Katiuska King

Publicada en Buzón de Lectores del 19 de junio 2012 en el Diario Hoy
http://www.explored.com.ec/noticias-ecuador/buzon-de-lectores-551780.html

Editorial Sobrendeudamiento

Publicado el 06/Junio/2012 | 00:53

José Samaniego Ponce

«Es legítimo que el gobierno se anticipe a los hechos económicos y que aplique políticas preventivas. Es lo que en teoría económica se denomina política anticíclica y se refiere a las medidas de política económica que adopta un gobierno para moderar los períodos de auge o de depresión, o para influir sobre la evolución de una determinada variable que se considera está evolucionando en forma distorsionada y puede generar problemas en el futuro. No parece prudente, en cambio, que en base a un estudio preliminar cuya metodología y resultados no se han revelado, se afirme que existe un proceso de sobre endeudamiento en la economía ecuatoriana.

Los tres grandes sectores que forman una economía son las empresas, los hogares y el gobierno. No hay signos de sobre endeudamiento ni en las empresas ni en el gobierno, aunque éste último ha aumentado sustancialmente sus acreencias con China. El fenómeno sobre el que se está discutiendo es evidentemente parcial, pues, a juzgar por los resultados del estudio de la Superintendencia de Bancos, afecta de una manera focalizada a un segmento de la población, es decir al estrato socio económico medio – bajo de los hogares.

Lo que es inconcebible es el diagnóstico que ha hecho el gobierno y los sectores vinculados a él. Decir que el problema es exclusivamente de los bancos, que los bancos hacen utilidades de la morosidad de la cartera (como afirmó Katiushka King) y que la solución es mayor regulación y control a esas instituciones, es una visión por demás corta y alejada de la realidad. Si es que los estudios llegan a comprobar que definitivamente hay problemas de sobre endeudamiento en los hogares ecuatorianos, o en un segmento de ellos, hay que entender sus causas para actuar sobre ellas. Desde el lado de la demanda, el crédito de los hogares ha crecido porque ha aumentado el ingreso disponible de los ecuatorianos, porque ha aumentado la bancarización de la población, porque ha disminuido la pobreza, porque la favorable coyuntura internacional y el aumento del gasto público han generado mayor empleo y capacidad de pago de los ecuatorianos. Por el lado de la oferta, las instituciones del sistema financiero privadas y públicas han recibido mucho de esa liquidez del sistema y han promovido facilidades crediticias para sus clientes. Desde el punto de vista de la autoridad monetaria y bancaria, que son las que controlan los precios del sector, también han promovido el aumento del crédito, pues han disminuido la tasa de interés para los diferentes sectores y han reducido o eliminado las comisiones para acceder a los diversos instrumentos de crédito bancario (tarjetas de crédito, por ejemplo). Además han permitido relajar las condiciones crediticias, la ampliación de los plazos y han limitado la utilización de la información que ofrecen los burós de crédito.

Se trata pues de un fenómeno bastante más complejo que compete a hogares, gobierno y sector financiero, que debe ser enfrentado técnicamente y no con un sesgo ideológico irracional.»